Cuentos en el blog

sábado, 12 de mayo de 2012

Cuando crezcas lo entenderás(cuento)



Desperté aturdida y con la boca pastosa. El olor a éter y desinfectante me envolvía mientras retumbaba en mi cabeza el reiterativo y monótono bip, bip, de un monitor. Intenté abrir los ojos pero mis pesados parpados me lo dificultaban, aunque logré divisar la claridad de una ventana cercana.
  • Buenos días, ¿como se siente hoy?- escucho decir a una enfermera que revisa y toma notas.
Intenté incorporarme pero un fuerte dolor, en el lado izquierdo de mi espalda, al nivel de las vértebras lumbares, me hace recordar el motivo por el cual me encuentro en aquella habitación.
  • La operación fue un éxito y su amiga ya se encuentra recuperándose… de hecho, a estas horas su avión estará por despegar rumbo a Suiza- volvió a hablar la mujer trayéndome un vaso de agua.
  • Gracias señorita-dije intentando esbozar una sonrisa- En realidad no es mi amiga es a la presidenta de la empresa donde trabajo a quien doné mi riñón. ¡Ha sido una verdadera suerte! De los mil funcionarios que tiene la empresa sólo yo era compatible… ¿Se imagina que hubiera pasado si no lo hubiera sido?
La enfermera me miró como si no comprendiera lo que acababa de decir, acomodó mi almohada e indicó:
  • Ahora descanse. Si sigue las indicaciones del doctor pronto podrá volver a sus actividades… Ah, lo olvidaba. Un tal Osvaldo estuvo preguntando por usted y dijo que volvería mañana.
  • Osvaldo…si… mi asistente del departamento de desarrollo…de seguro querrá preguntarme algo referente a la publicidad que tenemos que lanzar en dos semanas.
  • Si lo desea puedo hacer que el médico prohíba las visitas así usted podrá descansar sin molestas visitas.
  • Descuide…esa publicidad es importante y yo estoy a cargo de que todo salga bien… es una cuenta muy importante y no podemos perderla.
  • Disculpe pero su salud debería estar en primer lugar. Recuerde que acaba de donar un riñón.
  • Estaré bien… Una conversación no afectará mi salud, pero el no hacerla puede afectar el futuro de mi empresa… ¿Cómo se sentiría usted si le fallara a su familia? The golden world of the publicity es mi familia. El no estar con ella en un momento tan crítico hablaría muy mal de mi profesionalismo.
Al día siguiente desperté cuando era trasladada a otra habitación. Mientras me conducían en una camilla al ascensor escuché una discusión entre la enfermera, mi médico tratante y un hombre de traje, que reconocí como un abogado de mi empresa.
  • ¿A qué se debe mi traslado de habitación?-pregunté cuando el médico que había realizado la cirugía ingresó a la habitación.
  • Disculpe Señorita Patricia -dijo el galeno- No comprendo… debe haber algún error… al parecer, su empresa, que como bien sabe es la que abonará por la cirugía y su posterior atención, nos ha pedido que sea trasladada a una habitación menos honrosa y por lo tanto compartida.
  • Bueno, si es así no se preocupe… En esta época de crisis, para que una familia subsista se deben hacer recortes en los gastos superfluos…
  • ¿Superfluo?... recuerde que se le ha extirpado un riñón…Cualquier infección…
  • ¿Este es o no el mejor hospital del país? Tome los recaudos necesarios y como le dije no se preocupe.
  • Como quiera…En media hora trasladaré a la cama contigua a un niño que ha sufrido un accidente de trancito.
Media hora después, como dijo el médico, entró en la habitación la enfermera trayendo a un niño de unos seis o siete años con una pierna y brazo enyesados, junto con una mujer, justo en el momento en que ingreso a la misma mi asistente Osvaldo Galeano.
La enfermera cerró la cortina que separaba mi cama de la del niño y se marcho.
  • ¿Cómo se siente jefa?
  • Deseosa de salir de este hospital… ¿No sabes nada de la Señora Cristina?
  • La presidenta arribó sin problemas a Suiza y ya esta instalada en una suite del mejor hospital de Zurich donde la están atendiendo con los máximos cuidados…Según Richard, su asistente, se estima su alta dentro de tres meses.
  • ¿Tres meses? Yo no podría estar tanto tiempo inactiva…
  • Tienes razón, es una locura. Pero así son los suizos. Por suerte te tengo buenas noticias en cuanto a tu estadía en este lugar. Nos hemos encargado, y si todo sale bien te deberán dar de alta en no mas de dos semanas.
  • ¿Dos semanas?... ¿No será poco tiempo?
  • Para nada, nuestro vicepresidente ya se informó en Internet que en ese tiempo estarás casi como nueva.
  • Tienes razón Osvaldo. ¡La empresa me necesita ahora más que nunca que la señora Cristina está en Suiza! Además está la campaña nacional de Sopa Rica…
  • No te preocupes. Sabes bien que nuestra empresa es una madre. Nuestro vicepresidente te ha enviado esta Notebook con Internet y este teléfono móvil para que puedas estar en contacto con nosotros. ¡Quién como tú! Ojala yo pudiera trabajar desde mi cama.
  • Esas son las ventajas que una tiene por haber salvado la vida de la presidenta-dije feliz, mientras encendía el equipo que gentilmente me habían facilitado.
  • Además yo te he traído de regalo esta remera para que te sientas como en casa.
  • Gracias Osvaldo, es un bonito detalle…Ya los estoy extrañando mucho-dije poniéndome con dificultad aquella remera con la leyenda “Madre hay una sola, gracias The golden world of the publicity por existir”.- Esto me ayudará para recuperarme y reincorporarme cuanto antes.
Luego de pasar más de un par de horas conversando sobre la campaña publicitaria cuyo plazo se nos venía encima el doctor ingresó a la habitación e informó que el horario de visitas había culminado.
Me despedí de mi asistente prometiéndole que permanecería conectada y pendiente de sus llamados lo que al galeno, al decir de su cara, no le agradó para nada.
  • Señorita- dijo el médico desde la salida luego de revisar a mi compañero de cuarto- le recomiendo que descanse. De ello y que se alimente según la dieta prescripta, depende su recuperación.
Ante la insistencia del galeno, apagué mi computador y lo coloque junto al teléfono, en la mesa de luz. Recién después de esto, el médico, se retiró de la habitación seguido por la mujer que cuidaba al niño.
  • Soy Jorge, pero mis amigos me llaman Jor.
Mire hacia donde venia la vos y vi al niño que se asomaba detrás de la cortina.
  • Mi nombre es Patricia-dije mientras volvía a encender la computadora y revisar mi trabajo.
  • Qué suerte tienes Patricia de que tu madre te deje jugar en la cama con la compu- expresó el niño.
  • ¿Mi madre?...Chiquito…Es una manera de decir, además yo no juego con la computadora. Estoy trabajando.
  • ¿Usted trabaja estando enferma? Qué pena… por suerte a mi me dejan que falte a la escuela mientras me recupero de mis heridas.
  • Lamentablemente yo no puedo atrasarme en este trabajo, muchas personas dependen de mí.
  • ¿Y no tiene algún compañero que le ayude con la tarea? Mi amiga Caudita me prometió que copiará mi tarea y me la pasará cuando regrese a casa.
  • Mi amor… mi trabajo no es una simple tarea de escuela…Cuando seas grande vas a entender- dije al tiempo que atendía una llamada proveniente de la oficina.
Una vez que colgué el niño volvió a hablar.
  • ¿Su hijo la va a llamar?
  • No tengo hijos.
  • ¿Y su esposo?-insistió.
  • No soy casada y mis padres murieron hace algunos años. Soy una diseñadora grafica y publicista profesional y mi trabajo no me deja tiempo para trivialidades… Cuando seas grande comprenderás…-dije al descuido, mientras enviaba un mail a la oficina.
  • El niño entristeció y no pronunció palabra por unos minutos, después de lo cual volvió a preguntar:
  • ¿Tienes alguna mascota? Yo tengo a Kater, mi gato.
  • ¡Que suerte tienes! Yo no tengo tiempo para cuidar mascotas ya que estoy fuera de mi casa casi catorce horas-respondí mirando por encima de mis lentes al niño.
  • Entonces ¿no tiene familia? Has de estar muy sola.
  • En eso te equivocas chiquito, mi familia son mis compañeros de trabajo, como el que acaba de irse.
  • Pero los compañeros no te cuidan cuando estas enfermo, no te arropan cuando te vas a dormir, no te hacen mimos. Eso solo lo hacen los miembros de la familia.
  • Los grandes nos cuidamos solos. Aunque te confieso que a veces me gustaría un beso de buenas noches.
  • ¿Quieres que te de un beso de buenas noches?-dijo el niño.
  • Tal vez después… Ahora debo terminar este informe y enviarlo por mail para que mañana temprano mis compañeros puedan hacer su trabajo.
  • Jorge, debes dormir…no molestes a la señora ¿No ves que esta trabajando?-dijo la enfermera.
  • Hazle caso a la señorita y ve a dormir Jor. Mañana seguiremos conversando- indiqué mientras volvía a sonar el teléfono.
Una semana después, acababa de enviar el borrador final de la campaña publicitaria cuando Jorge preguntó.
  • ¿Qué vas a hacer cuando salgas de este hospital?
  • Ir a trabajar, ¿Qué otra cosa puedo hacer? ¿Tú que harás?
  • Me acostaré en el pasto del parque y buscaré imágenes en las nubes. Una vez vi a un dragón que salía de un zapato ¿Quieres venir con migo?
  • Suena interesante, pero no podré. Si nos aprueban la campaña publicitaria, y se que lo harán, tendré mucho trabajo.
  • Con mi mamá caminábamos horas en el parque buscando a las crisálidas a punto de eclosionar para ver salir de ellas a las mariposas. ¿No te gustaría ir a ver como las hormigas llevan su pesada carga al hormiguero? ¿Sabias que una pequeña hormiga puede llevar varias veces su peso sobre sus espaldas? Es como si yo llevara en mi espalda a un elefante…
  • ¡Que interesante! Estoy segura que cuando salgas del hospital podrás hacerlo… discúlpame un instante…esta sonando el teléfono…
  • Hola, ¿Osvaldo? ¿Qué pasó?
  • Patricia, El vicepresidente quiere hablarte…mas vale que no lo contradigas…te paso-respondió mi asistente.
  • Hola, ¿Patricia? Marcelo te habla.
  • Buenos días señor, ¿en que puedo ayudarlo?
  • Mira Patricia, no se como vas a hacer pero tenés que venir ya a la oficina. Aprobaron la campaña de “Sopa Rica” pero los empresarios necesitan que esté todo listo para dentro de dos días.
  • Pero…si la campaña se lanzaría dentro de una semana.
  • Tú lo has dicho “se lanzaría”. El problema es que gusto tanto que quieren lanzarla a nivel mundial ¿Te imaginas nuestra publicidad traducida al ingles, chino, ruso, afgano…?
  • Pero todavía no me siento bien… y aunque lo estuviera, el doctor no me dará de alta hasta la próxima semana, inclusive dijo que podría prolongarse hasta una semana más.
  • Mira Patricia: la empresa se está desangrando para pagar tu cuenta del hospital, lo mínimo que podes hacer es devolvernos el favor. No me importa como vas a convencer al médico para que te de de alta…en todo caso fúgate, pero te necesito para ayer. O me veré obligado a tomar medidas que no me agradarán y mucho menos a ti. Se que eres conciente que muchos quieren trabajar en nuestra empresa y que pocos somos los privilegiados.
Luego de decir esto el vicepresidente de The golden world of the publicity colgó el teléfono sin dejarme decir palabra.
  • ¿Qué se habrá creído? ¿Acaso soy una máquina? Se llena la boca con “nuestra campaña” y el no hizo nada…además de casarse con la presidenta de The golden world of the publicity. ¡Ni siquiera me felicito! Además si estoy aquí es por donar mi riñón a su esposa… ¿Qué mayor sacrificio que ese? ¡Ellos me deben a mi!-dije ofuscada.
  • Sabes que Patricia-dijo Jorge mientras jugaba con un pequeño auto rojo- yo que vos agarro al proyecto de la sopa y al tipo ese, los meto al inodoro y estiro la cadena. Si no lo entiendes, cuando crezcas lo harás…
Las palabras del pequeño me hicieron soltar una fuerte carcajada que me hizo sentir liberada. Cómo si de mis espaldas acabaran de sacarme al monte Everest.
Es aquel pequeño ser, para muchos inmaduros, el que me estaba dando una lección.
Fue cuando me pregunté ¿Quién es el inmaduro, Jorge, que me estaba dando una metafórica y sabía solución, o yo que hasta ese momento me había encaprichado en reemplazar mi vida por un trabajo que me estaba desangrando como sanguijuela? ¿Por qué un “inmaduro” puede ver lo realmente importante de la vida y un “maduro”, que encima se vanagloria diciendo “cuando seas grande lo entenderás”, no? ¿Será que lo que llamamos proceso de maduración es en realidad una involución? O simplemente el individuo mientras madura se contamina con el egoísmo, la vanidad, la avaricia y pierde en el proceso su identidad, transformándose en uno más de los tornillos de una insaciable maquinaria que termina por devorarnos.
  • ¿Sabes Jorge? Tienes razón… Ven a mi cama. Haremos una llamada.
El niño sorprendido saltando con su pierna sana y agarrándose de la pared, alegremente, se metió en la cama junto a mí.
Dizque el número telefónico de The golden world of the publicity y luego de esperar la comunicación con el vicepresidente dije:
  • Hola Marcelo, he comentado tus palabras con mi asesor de vida y me ha recomendado que metas el proyecto de Sopa Rica en el lugar más recóndito de tu anatomía…, digamos unos centímetros por debajo del cóccix, y luego pidas ayuda a Richard o; si lo prefieres a Osvaldo, para que luego de introducirte dentro del inodoro de tu oficina estire de la cadena. Un disgusto hablar con tigo…mi renuncia te debe estar llegando en este momento por mail a tu computador.
Corté la comunicación, sin que el vicepresidente pueda emitir palabra, y abrazando y besando fuertemente al niño dije:
  • He perdido mi trabajo pero estoy feliz. Gracias a ti me he despojado del traje confeccionado con manipulaciones, envidias, competencias y mentiras, con el que la sociedad me dijo que debía salir al frió mundo. Desde hoy me vestiré un traje hecho a base de sinceridad y amistad desinteresada. Te prometo que cuando salgamos de este hospital retomaré el habito de observar en vez de simplemente mirar, y te acompañaré a descubrir castillos y dragones en las nubes, y si lo deseas nos acostaremos sobre el pasto del parque para seguir con la vista a las hormigas que llevan hojas a su hormiguero.
  • ¿Entonces no trabajaras más?-pregunto el niño.
  • ¿En ese horrible lugar? !Jamás¡
  • Pero ¿Qué has hecho? Ahora te has quedado sin familia al igual que yo estarás sola en el mundo Ni siquiera mascota tienes…
  • ¿Acaso no tienes familia?
  • Jorge perdió a sus padres en un reciente accidente de trancito. Él fue muy afortunado al salir de este con fracturas mínimas-dijo el médico.
  • ¿Y quién paga su tratamiento?-pregunté.
  • En un principio el tratamiento ha sido costeado por el orfanato al que fue derivado legalmente…pero de un tiempo a esta parte la institución ha dejado de pagar, por lo que no puedo darle de alta, aunque esto no impide que las cuentas sigan acumulándose.
La vergüenza y el sentimiento de culpa me embargo por completo. Estuve todo este tiempo compartiendo la habitación con aquel pequeño angelito y no estaba enterada que era huérfano…apenas sabia su nombre. Mi gran anteojera llamada The golden world of the publicity me había segado por completo. Era hora de despertar.
  • Mire Doctor, estoy segura que The golden world of the publicity dejará de pagar desde hoy mi cuenta así que quiero abonar la cuenta de Jorge y la mía hasta el alta.
  • Señorita, le agradecemos…pero esa no es su obligación.
  • Doctor, estuve dormida no se desde cuando…es hora de volver a vivir y hacer lo que realmente importa aunque haya quienes digan que es una locura sin sentido…
  • En nombre del personal de este hospital le vuelvo a agradecer su gesto. Avisaré a la administración para que tomen los recaudos necesarios.
  • Antes de irse doctor ¿Podría comunicarme con la gente del orfanato?
  • Bajo a la administración y le paso la llamada.
Dos semanas después Jorge y yo salimos de aquel hospital.
Hoy, seis meses después, tengo un nuevo trabajo. Gozo de la vida y del presente y vivo feliz bajo el mismo techo con Jorge y su gato Kater.
Una vez leí una frase escrita por el escritor y filosofo indio Rabindranath Tagore que decía: “Cada niño al nacer, nos trae el mensaje de que Dios no ha perdido aún la esperanza en los hombres”. Ese mensaje me lo transmitió mi hijo Jorge, gracias a quien crecí como persona.
Ya no visto la remera de The golden world of the publicity, ni la de ninguna otra empresa o corporación, hoy visto la remera de Jorge, Kater y Patricia, la remera de mi familia. La única que importa… si no lo comprendes, cuando crezcas entenderás.

5 comentarios:

  1. Qué hermosa historia, Ale... me recuerda un poco la mía!!! Tengo que redefinir mis actividades y empiezo ya. Te felicito y gracias por compartir

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a vos Mirtha por estar siempre ahi y confiar en mi.
      Un ciberabrazo de luz para vos y tu familia.

      Eliminar
  2. asesores de vida, eso necesitamos. Hermosa historia. Gracias por compartirla!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ana. Es que como dice el cuento muchas veses los que creemos inmaduros y que no entienden porque son chiquitos son los que nos dan la presisa.
      Un ciberabrazo de Luz para vos

      Eliminar
  3. I don't even know how I stopped up right here, but I assumed this post used to be great. I don't
    rеаlize who уou are but definіtely you аre going to a well-known blοggeг
    should you aгen't already. Cheers!

    Here is my homepage; schmuck fotografie studio nyc

    ResponderEliminar