Cuentos en el blog

jueves, 30 de marzo de 2017

La justa de Roblin

En este mes de marzo salió de imprenta mi libro Nº 13, “La justa de Roblin”, el segundo en el género infantil, esta vez a cargo de Editorial “En Alianza”.
Si bien el cuento fue escrito hace varios años ha sufrido unas modificaciones debido al excelente criterio de edición, corrección a cargo de “Las Ramas”.
Como es bien sabido, un libro infantil debe tener ilustraciones de acuerdo al público al que va dirigido y generalmente es muy difícil encontrar dibujantes que, además de captar el espíritu del libro, lleguen a captar la atención del que yo creo el publico más exigente: los niños. Es así que se contrató en esta oportunidad a Gabriela Burin, una joven argentina, que con sus dibujos, llenos de luz y color, no sólo capta la atención de los más pequeños sino también de los grandes.

De esta manera “La justa de Roblin”, destinado para niños del 1 ciclo (8-10 años) y para todo aquel que quiera regalarse este nuevo libro para alegrar a su “niño interno”, ya está a disposición de todos en Editorial En Alianza (Juan de Salazar 486 e/ San José y Boquerón, Asunción.)

miércoles, 29 de marzo de 2017

Lo bueno también hay que decirlo

En el mundo de la inmediatez y la cultura chatarra, donde la destrucción de patrimonios arquitectónicos para la irreverente construcción de centros comerciales o estacionamientos pagos es cosa de todos los días, una noticia como la que tuve anteayer me sorprendió gratamente.
Es probable que los lectores de estas líneas recuerden un posteo, primero en este blog, después en facebook y por último, el año pasado, gracias a la buena predisposición de la periodista Milia Gayoso, en el diario La Nación, donde precisamente hablaba en general, sobre la indiferencia que muchos tienen sobre los patrimonios arquitectónicos y la manera como alegremente sus propietarios los derrumban, o dejan que la inclemencia del tiempo lo haga, para luego sacar provecho del terreno, y en particular, sobre la vivienda del general Resquín en Concepción.
Es cierto que desde el primer momento este posteo tuvo muchos comentarios y lamentos incluso de parte de autoridades que decían que “nada se puede hacer porque el inmueble en cuestión es propiedad privada”.
En noviembre del año pasado, durante una reunión de la Multisectorial del libro, aprovechamos para comentarle el caso al actual Ministro de Cultura, Fernando Griffith y posteriormente le acercamos una carpeta con las fotos del estado del inmueble en ese momento.
El pasado domingo volví a subir una foto actualizada del antiguo edificio haciendo notar como hasta pequeños arboles ya se estaban apoderando de sus columnas. Como era de esperar los “me gusta”, y demás símbolos, seguidos de comentarios no se hicieron esperar. Lo que no me esperaba y me llenó de alegría es un posteo del mismo Ministro diciendo que el problema estaba en vía de solución, que en mayo comenzarán los trabajos de restauración y que la próxima semana el mismo iría a interiorizarse en el lugar del verdadero estado de este patrimonio histórico.

Noticias como ésta normalmente no son noticias de periódicos, los que se ocupan de otras cosas, sin embargo creo que es un gran paso hacia la revalorización de nuestro patrimonio histórico-cultural lo que nos permitirá comprender un poco más nuestra actual situación y tener cimientos más fuertes para proyectarnos al futuro que queremos. Estoy seguro que el Paraguay y el general Resquín agradecen esta acción de la SNC y de todos aquellos que posibilitaron que este sueño de muchos se haga realidad

domingo, 26 de marzo de 2017

Bibliografía El secreto de Paraguari



El trabajo de investigación que se llevó a cavo para la creación de esta novela fue realizado casi en su totalidad a través de libros e Internet
Libros consultados
·         Lecciones de historia Paraguaya, Víctor Natalicio Vasconcellos, Edición del autor, Paraguay, 1970
·         Historia 2, Jose Cosmelle Ibañez, Editorial Troquel, Argentina, 1980
·         Popol Vuh, Libro sagrado de los mayas, Ediciones Libertador, Argentina, 2009
Entre las páginas Web Utilizadas se encuentran:


viernes, 27 de enero de 2017

“El saber y la razón hablan; la ignorancia y el error gritan”


Con esta frase del poeta italiano de ascendencia alemana Arturo Graff, quiero comenzar esta breve intervención debido a un desagradable acontecimiento que me toco vivir y que, debido a las redes sociales, se ha viralizado ligándome indirectamente con este bochornoso suceso.
El día de ayer, 26 de Enero de 2017, me encontraba realizando tramites personales en la Comandancia de Policía en Asunción cuando abruptamente irrumpió en la sala de espera un sujeto gritando e insultando a todo personal uniformado que apareciera en su camino, e incluso llegó a golpear con su puño, con fuerza y sin motivo aparente, a un “pobre escritorio” que se encontraba en el lugar (como dije todo esto se puede ver en un vídeo de más de media hora que este individuo se encargo de filmar con su celular y de viralizar por las distintas redes sociales).
Este sujeto, además de gritar, invadía el espacio individual con su teléfono móvil siendo éste un elemento más de hostigamiento a los uniformados quienes en ningún momento reaccionaron con violencia, que si hubiera recibido en otros países democráticos, como ser Alemania, Francia, entre otros, y ni que decir de los países cuyas practicas distan mucho de serlo.
 Este individuo, al ver que los oficiales le pedían que se calmara y tomara asiento para luego ser atendido como los demás, comenzó a gritar queriendo involucrar a los presentes prácticamente obligándonos a que opinemos y le demos la razón mientras nos filmaba con su teléfono móvil. Esto fue para mí la guinda que coronó el pastel, pues nadie tiene derecho a involucrarme en sus actos sin mi consentimiento y mucho menos filmarme y exponer mi imagen, como parte de este hecho, ante la mirada de conocidos y extraños.
Independientemente de las razones, justas o no, del citado personaje, de ninguna manera es esta la manera de actuar.
 Si pretende cambiar el modo de actuar de las autoridades e instituciones de este país, primero debe dar el ejemplo y empezar con su propia educación ya que el respeto y los buenos modales no riñen con una causa justa, al contrario la reafirman.
Mirando desde afuera la filmación, se podría argumentar que éste atropello fue montado para ganar notoriedad ante los ojos de sus seguidores (porque, lamentablemente, hay quienes piensan que esa es la forma en que se debe actuar).
 Según mi punto de vista, la actitud prepotente, arrogante y despectiva de este individuo no corresponde a alguien que dice querer cambiar al país en el que vivimos. Si queremos mejorar nuestro entorno debemos empezar por nosotros mismos y respetando a nuestro prójimo, aunque esto no sea retribuido. Pero de ningún modo podemos poner nuestra confianza en alguien que no tiene en cuenta que los derechos de uno terminan donde comienzan los de los demás.


miércoles, 2 de noviembre de 2016

Muchísimas gracias!!!!

Como corresponde a los tiempos en que vivimos el inicio de la mitad de mi vida empezó de forma vertiginosa.
Luego de abrir los ojos exactamente a la misma hora que hace 50 años o sea a las 5:55, ya para las 8:00 estaba en una reunión en la Secretaria Nacional de Cultura a las 9:30 en una reunión de la multisectorial del libro y más o menos para las 11 me encontraba firmando contrato para la edición de mis 3 próximos libros. Intercalando estos eventos también tuve que auxiliar vía telefónica y solucionar inconvenientes a clientes del seguro en apuros, que siguiendo la ley de Murphi no podían faltar.
Mientras esto pasaba, el teléfono sonaba y en Facebook, wassap y mails, se sumaban los saludos de Italia, España, Japón, Egipto, Costa Rica, Argentina, Colombia, de familiares, hermanos del corazón, amigos, conocidos, escritores de Paraguay y otros países, profesores de escuelas, muchísimos lectores de mis libros e inclusive dos arqueólogos, lo que para un verdadero fanático de la arqueología y la antigüedad, es como si a su cumpleaños vinieran Nefertiti y Cleopatra.
También he de resaltar que quede muy gratamente sorprendido por el saludo que me enviaran desde la Sociedad Argentina de Escritores (SADE Central), como también muy agradecido por los que me hicieron llegar los amigos de la Comisión Directiva de la Sociedad de Escritores del Paraguay (SEP).
Todos estos saludos, casi 400 en su totalidad hasta ahora, demuestran que uno esta haciendo bien las cosas por lo que este rumbo seguiré en estos próximos 50 años que comenzaron como acabo de narrar.
Es por todo esto que agradezco de todo corazón a cada uno de aquellos que enviaron sus saludos. Realmente estoy muy agradecido porque se hayan acordado hoy de mí.
Muchísimas gracias a todos!!!!



Próximos libros a ser lanzados

Muy buena noticia para los seguidores de mis libros!!!
Hoy, aprovechando mi cincuentenario firmamos un contrato con Editorial En Alianza para la publicación de tres nuevos Libros: Los ojos de Sejmet (novela), El secreto de Paraguarí (Novela) y La justa de Roblín (cuento infantil), los cuales serán publicados los primeros meses del 2017.
Con estas nuevas obras les prometo, como siempre muchas aventuras y diversión garantizada... además de algunas sorpresas para los jóvenes e inquietos lectores.

martes, 1 de noviembre de 2016

De como descubrí que 50 años no son nada.




Hace algunos años, digamos cuando comencé a tener conciencia de este misterioso mundo lleno de color y cosas nuevas, descubrí a un grupo de enormes personas que me protegían, se acercaban dándome caricias, besos, alzándome y atendiéndome en todo lo que necesitaba. Con el tiempo fui creciendo y estos gigantes, a los que empecé a llamarlos mamá, papá, Omi, Opi, abuela Julia, Abuelo Miguel, Tante Graciela,… quienes me llevaron sobre sus hombros, jugaban, leían sobre antiguas civilizaciones y desaparecidos animales o regalaban jirafas de peluche, fueron achicándose. 
Fue más o menos para esa época que me contaron que estos seres no eran gigantes, sino que algunos de ellos eran personas “grandes” y otros, los de cabellos blancos, eran “mayores”, aunque había quienes a este grupo también los llamaban viejos.
“Viejos los trapos”, decía mi abuela materna, “ya vas a ver cuando tengas mi edad” decía tiempo después mi mamá… Y si, como decía Albert Einstein, el tiempo es relativo y la perspectiva que uno tiene de las cosas cambia a medida que este va deshojando el almanaque. 
Mañana tendré dos años menos que mi abuela materna cuando nací y como ella en aquel tiempo, no me siento para nada viejo. 
A pesar que algunos me tratan de “Don Hernández” o simplemente “señor” con la implícita carga temporal que estos títulos acarrean, yo sigo siendo yo. El mismo de siempre, ni niño ni viejo, pero eso sí, con las mismas ganas de curiosear, viajar a lejanos países y épocas idas montado en libros, y porque no jugar juegos de mesa o ver dibujitos animados, claro está, guardando las formas y estrictamente acompañado por mis sobrinos.
Cuando era chico, 50 años me parecía una enormidad. Algo casi inalcanzable. Hoy, al escribir estas líneas, estoy a horas de llegar a esa frontera temporal y mirando en retrospectiva no fue tanto tiempo, aunque muchos jóvenes se me queden mirando como si fuera un dinosaurio cuando comento sobre como vi la transmisión de la llegada del hombre a la luna en 1969, la transmisión de la caída del muro de Berlín en 1989, o simplemente de cuando acompañado de mi abuela vi el estreno de SUPERMAN I en el lejano 1979.
Y sí, muchas cosas tuve la suerte de ver en este tiempo, como ser: la televisión en blanco y negro, la lapicera fuente, los mapas para tareas escolares hechos con tinta china sobre papel de calcar, el Beeper, la aparición de los teléfonos celulares, el casete, las computadoras Cómodor, el Atari, el Sega, el disquete… 
Estos 50 años pasaron volando y muchos de aquellos gigantes de mi niñez se mudaron a otro plano astral y otros aunque se siguen achicando para mí siempre serán gigantes.
Es cierto que en este tiempo ocurrieron algunas cosas malas, pero fueron las justas y necesarias para saber apreciar la infinidad de cosas buenas que me pasaron, pasan y estoy seguro seguirán pasando en los próximos 50 años o por lo menos 49 con 364 días, por eso de que “no hay mal que dure 100 años”… ¿Quién sabe?, capas si esperan hasta el 2066, y vaya a saber por que medio, les cuente sobre estos próximos 50 años que vertiginosamente se vienen con todo.

miércoles, 20 de julio de 2016

Prologo de "Ingrávidos, cuentos para flotar"

Muchos dicen que un libro es para el autor como un hijo, una parte de si mismo, sus vivencias, anécdotas, sentimientos y hasta inclusive ocultos resentimientos que afloran en la obra bajo el manto de un personaje que finalmente puede terminar de mala manera, convirtiéndose la obra un poco en la catarsis de la propia vida del autor y un reflejo oculto de su entorno.

Así como en la vida misma el hijo tiene rasgos del ADN del progenitor, en este caso de la madre, “Ingrávidos, cuentos para flotar” de Cintia Cañete, nombre este que figura en la partida de nacimiento (ISBN) de este su primer hijo de papel, refleja la personalidad y esencia de la autora.

Meticulosa, extremadamente detallista, pulcra en su manera sencilla y directa de decir las cosas, pero en especial una soñadora empedernida, Cintia, transfiere estas cualidades a cada renglón, cada palabra y cada silaba de estos cuentos, premiados todos, en diversos concursos a nivel local e internacional.

Cuando en el 2009 me toco ser parte del jurado del concurso de cuentos Cortos “Helio Vera”, que fuera organizado por la Sociedad de Escritores del Paraguay (SEP) y la Cámara Paraguaya de Editores y Libreros (CAPEL), descubrí entre varias decenas de trabajos un cuento que me llamó la atención. “El pozo del jardín”.

Es con este cuento de realidades paralelas con el cual conocí a Cintia quien, a pesar de haber obtenido en aquel concurso sólo “una mención”, no se desanimó y prosiguió afinando su estilo y persistiendo para lograr lo que  la autora siempre persigue en todo lo que se propone: La excelencia.  

La autora no tardó mucho en hacerse notar en el mundo de los concursos literarios donde casi siempre, en la apertura de sobres, su nombre comenzó a encontrarse entre los tres primeros puestos.
La cristalización de estos 7 años de arduo trabajo es este libro, compuesto por 11 cuentos, que demuestra que si deseamos algo con todas nuestras fuerzas, trabajamos duro sin desanimarnos con las dificultades que puedan aparecer en el camino, de seguro nuestros sueños se harán realidad, pues como dice ella, “Los sueños son realidades esperando cristalizar”

Por todo lo mencionado, es un orgullo para la SEP y para quien escribe estas líneas, que gracias a aquel concurso organizado junto a CAPEL y el tenaz trabajo literario de Cintia Cañete, hoy “Ingrávidos, cuentos para flotar” esté en las manos del lector ávido de lectura inteligente y refrescante a la vez.

Les garantizo que al zambullirse en el intrincado y deliciosamente combinado cúmulo de vivencias y sensaciones de cada uno de los relatos descubrirá, cubierto por el manto de la ficción, un mundo con el que podrá identificarse, reflexionar y fundamentalmente disfrutar esta pequeña joya de bolsillo.

Alejandro Hernández y von Eckstein
Vicepresidente SEP

(2012-2016)