Cuentos en el blog

sábado, 12 de junio de 2010

Soy un bicho raro ¿y que?

Se dice que alguien o algo es “anormal” cuando no se ciñe a los parámetros establecidos y aceptados por la mayoría.
Pero ¿por qué lo que la mayoría dice tiene que ser lo correcto?
Hasta 1492 era considerado correcto decir que la tierra era plana y que más allá del horizonte acababa el mundo y quien se aventurara a acercarse a esa frontera seria devorado por monstruos marinos como el mítico Kraken. Sin embargo hubo quien se aventuró a discrepar con ese precepto logrando demostrar que lo que la mayoría creía era la verdad no lo era.
Para muchos nos es difícil aceptar la "normalidad" impuesta por la sociedad y a pesar de ser considerados como "bichos raros" seguimos remando contra la corriente, porque como el salmón, tenemos nuestra meta bien clara.
Todos tenemos una misión en esta vida a la cual llegamos con los “pertrechos” justos y necesarios para cumplirla. Estos pertrechos materializados en sueños, esperanzas e ideales, cuando jóvenes pueden potenciarse con la madurez y hacer emprender al individuo el arduo camino hacia su meta o diluirse en el barullo y mediocridad del conformismo haciendo que uno sea uno más de la gran masa. Así muchos prefieren olvidar sus sueños, sus metas y dejarse llevar por la sociedad, ya que es más fácil y menos doloroso dejarse arrastra por el caudal que enfrentar al torrente.
Pero como dice el viejo dicho “todo se paga en esta tierra”.
Al amilanarse en el conformismo,el individuo poco a poco, ademas de desperdiciar "las herramientas" con las que debía realizar su misión, se va alejando del verdadero objetivo, de su meta en esta vida, lo que a la larga, consciente o inconscientemente, lo hará sentirse frustrado como persona.
Nadie dice que sea fácil escalar una montaña ni tampoco nadie niega lo placentero de quedarse en la base de esta sin hacer esfuerzo alguno, no obstante la perspectiva que tendrán las primeras, del mundo que les rodea, con respecto a las segundas habrá valido la pena el esfuerzo y el dolor sufrido.
En nosotros está el hacer la diferencia. Después de todo para algo existe el libre albedrío.

4 comentarios:

  1. Que bonito e inspirador texto Alejandro , adivino el origen ? jeje me alegro que algunas veces pueda avivar el genio literario que llevas dentro, que se pone a escribir y da gusto leer todo lo que expresa ( y comparto ).

    Un abrazo de luz !

    ResponderEliminar
  2. me encanta viejo ale! opino exactamente lo mismo... y una vez escribi algo parecido pero nunca lo posteé porque me falto cerrarlo... pero bueno... definitivamente escalar una montaña no es tan facil como parece hahahah lo digo por experiencia y se hace un vicio... y hablo de lo que hablas y literalmente tambien! llegar arriba se siente tan bien! es algo orgasmico... llegar y sentirte tan alto... ver todo desde ahiiiii y sentirte en las nubes!... es algo inexplicable y totalmente satisfactorio!... Y LO MEJOR DE TODOOOO ES SER UN BICHO RARO! :)

    ResponderEliminar
  3. Gracias a ambas. Cada una con su estilo tan peculiar pero igualmente inspiradoras jejeje.

    ResponderEliminar
  4. Soy bicho raro... y a mucha honra. No me gusta eso de "seguir a la masa". Prefiero ser"anormal" que hipócrita. Me encantan estos textos, Waty. Saludos :)

    ResponderEliminar