Cuentos en el blog

viernes, 12 de abril de 2013

"Trilogía El fotógrafo de loma Tarumá": De Paraguay al país del sol naciente


Cuando hace casi seis años comencé a escribir la trilogía "El fotógrafo de loma Tarumá" no pensé tener tantas satisfacciones.
Debo confesar que si bien al principio y acostumbrado a que mis personajes se muevan por el antiguo Egipto, no me sentía muy cómodo escribiendo una aventura en en pasado tan cercano. Sin embargo, poco a poco la historia fue avanzando y, como ocurrió en mis otras novelas, los personajes de la obra tomaron el timón de la obra y fueron construyendo, entrelazando y creando su propia historia.
Luego de cinco años de casi ininterrumpida investigación y extensas e interminables horas de trabajo la trilogía llegó a su fin y con este una nueva etap
a para mí.
Como siempre suelo decir "nada pasa por casualidad", y es de este modo que las aventuras de don Gustav Demczszyn llegaron al Japón. Es precisamente del país del sol naciente que llega el comentario de Alberto Matsumoto el cual quiero compartir con ustedes no sin antes agradecer a Alberto el haberse tomado la molestia de darme a conocer de manera tan elocuente sus apreciaciones de esta trilogía que todavía dará mucho que hablar: 

Yokohama, 12 de abril de 2013-

Por una torpeza mía y sin prestar mucha atención leí primero “Ni el fuego ni la muerte” (el tercero) que es el tercero de una obra de 3 tomos, pero pude apreciar que el fotógrafo prusiano radicado en el Paraguay casado con Azucena había pasado casi tres décadas en esa región y que por su labor había podido conocer a casi todos los hombres públicos de dicho país como de la Argentina. Rememoraba lo que había pasado y por ende era una reconstrucción de su pasado para ver si era posible abrirse a un futuro después de muchas pérdidas. Como es una novela muchos de los personajes de esta historia son ficticios pero los hechos históricos como la Guerra de la Triple Alianza, el desarrollo y modernización de Buenos Aires, las nuevas urbanizaciones del conurbano bonaerense y la reconstrucción del Paraguay son reales y por ende a medida uno avanza en la lectura pareciera que se va sumergiendo en esas travesías por el Río Paraná o el Océano Atlántico, en el fuego feroz de las batallas, en los encuentros y charlas con el General Sarmiento que mantiene el protagonista Gustav, etc.
Volví a leer desde el primer libro, “El fotógrafo de loma Tarumá”, el segundo titulado “El Proyecto de la Mandyju Porá” y nuevamente el “Ni el fuego ni la muerte”. Pero para sentir y comprender mejor los hechos decidí abrir un buen mapa del Paraguay (me obsequiaron hace poco mis amigos paraguayos en un Congreso realizado en Yguazú), de la Argentina, de Sudamérica y también de Europa, para seguir el trayecto de los viajes, conocer la geografía de los campos de batalla y los lugares donde recorrieron o estuvieron los diversos personajes de esta novela.
Me apoyé también en algunos libros de historia para ubicarme mejor el contexto histórico en que se desarrollaron los hechos y así pude apreciar y disfrutar mucho más los 3 libros que componen esta obra de Alejandro Hernández.
Si bien hay muchos personajes que se involucran desde el comienzo hasta el final, da la sensación de que el autor intenta desarrollar a través de los diálogos y reflexiones las diversas percepciones que se pueden tener de un país, de un hecho y de su gente. Las valoraciones y prejuicios existentes en esa época, lamentablemente algunas aún vigentes y que no han sido superadas por el conocimiento y la comprensión mutua, tal vez sea el mensaje inherente que intenta poner de relieve en esta historia de amor de Gustav y Azucena para que pensemos con visión de futuro entre los ciudadanos que hemos compartido muchas historias y experiencias, algunas muy duras y hasta innecesarias, en común.

Hace 23 años que resido en Japón y soy testigo de lo difícil y casi imposible que es compartir una misma percepción histórica entre países vecinos que han sufrido guerras, invasiones  ocupaciones y humillaciones. Sin embargo, si el que ha “ganado la guerra” exige a los demás una determinada y única percepción de los hechos y encima no facilita el debate y la investigación histórica es muy difícil que las partes logren un mínimo de consenso para un entendimiento constructivo.

Al parecer, el autor ha querido, desde su aguda investigación y abundante bibliografía histórica, reconstruir una etapa muy dura del Paraguay (1860 a 1890) con estos personajes tan lúcidos acompañados de paraguayos, argentinos y europeos, entre otros, para que asumamos con más cariño y respeto las enseñanzas que nos ha dejado esa experiencia histórica. No todo es blanco o negro y hay muchos matices que hay que verlos tomando un poco de distancia y rescatar los gestos que puedan acercar pensamientos diferentes. Realmente, ha sido un placer la lectura de estos tres libros que conforman un gran romance dentro de grandes cambios, expectativas e intereses entre Estados.

Alberto Matsumoto http://www.ideamatsu.com

3 comentarios:

  1. We are a grοup of vοluntеers аnd staгting а
    nеw scheme in our cоmmunity. Υour webѕite ρrοvіdeԁ us with valuablе information to work on.
    You've done an impressive job and our whole community will be grateful to you.

    Stop by my web site - Make A website

    ResponderEliminar