Cuentos en el blog

domingo, 15 de marzo de 2009

El mundo de Pinocho


Quien no recuerda el famoso dibujo animado “Pinocho”, aquel muñeco de madera al que le crecía la nariz cada vez que mentía. Estoy seguro que más de una vez, cuando niños, nos tocamos la nariz para ver si esta creció algo luego de haber dicho o hecho un engaño.
Con el tiempo, ese temor se fue apagando y sin darnos cuenta entramos por la carretera de la falcedad a este gran mundo donde vivimos y en donde aprendimos que una mentira bien dicha y hecha soluciona más de un problema.
 Según el diccionario la mentira es la expresión contraria a lo que se sabe, se cree o se piensa. Pero ahí no acaba la cosa, como si fuera poco hemos aprendido que la mentira puede ser blanca, o sea la que se dice cuando se oculta la verdad en virtud a una "buena causa"; la mentira oficiosa, que es la que se dice con el fin de agradar a alguien, entre otras tantas con las que sin darnos cuenta convivimos día a día.
Todos, desde el publicista hasta el mecánico pasando por el infaltable político, mienten de alguna manera para conseguir sus objetivos. Pareciera que la verdad no alcanza para convencer a alguien. ¿Será que en el fondo queremos que nos mientan para dar la razón a nuestro ego? ¿Necesitamos de la mentira para reafirmar día a día nuestro yo? ¿Será que buscamos que nos mientan para silenciar a nuestro “Pepe Grillo” que nos dice que estamos yendo por el mal camino? Y si es así ¿de que nos quejamos?
¿Será que esta gran mentira en la que vivimos, al igual que Pinocho, es la causa de nuestros males? ¿Será que nuestras largas narices nos impiden ver que en la verdad está la luz?
Gracias a la mentira el mundo se está transformando en un lugar donde cada vez se hace más difícil confiar en alguien, transformándonos seres egoístas y solitarios. Un mundo en donde la contaminación es el pan de cada día, donde miles de seres mueren cada minuto porque alguien dice “que nada va a pasar”.
Quien sabe, tal vez, si dejáramos de mentirnos a nosotros mismos y comenzáramos a hablar con la verdad, aunque lo que digamos no guste, el hada de luz transforme nuestro corazón de piedra y haga de nosotros nuevamente los seres que nunca debimos dejar de ser.

3 comentarios:

  1. Hola Alejandro, estoy de acuerdo con tu blog, y agregaría el dicho que "una mentira repetida muchas veces se transforma en verdad" al menos eso dicen ...
    Tambien si se quiere hacer un mundo nuevo y mejor, seria bueno por empezar a no decirle mentiras a los niños, ni enseñarles a mentir ...
    Interesantes tus textos amigo,
    como siempre!

    ResponderEliminar
  2. Que todos piensen que la mentira es verdad no quiere decir que lo sea ya que como si fuera una manzana podrida pronto comenzará a corroer todo lo que está a su alrededor.

    ResponderEliminar
  3. Por eso pasa lo que pasa Alejandro, al escribir tu comentario has dado con la respuesta ...

    ResponderEliminar