Cuentos en el blog

jueves, 24 de septiembre de 2009

Hasta que me tocó


Cuantas veces uno mira en los noticieros, cosa que deje de hacer hace tiempo por salud mental aunque me tilden de desinformado, notas sobre secuestros, asesinatos y el infaltable asalto nuestro de cada día y ha pensado ¿Que haría yo en esa situación?
Todos divagamos mentalmente miles de posibilidades, desde las solo realizables por Superman hasta la de quedar paralizado. Uno cree estar preparado para tal situación ya que leyó infinidad de mails sobre el tema con miles de recomendaciones para el caso, sin embargo son precisamente estos mails los que menos pasan por nuestra mente en ese momento, tal vez porque cuando los leímos nuestro inconsciente nos decía que jamás nos pasaría a nosotros.
Lamentablemente la respuesta a esta pregunta se hizo palpable el martes pasado cuando a menos de media cuadra de mi casa un muchacho, de no más de veinte años, se me presentó con pistola en mano.
Cuando uno divaga sobre la situación piensa que podrá correr, tirar la billetera lejos, pegarle una patada, e inclusive desarmarlo, sin embargo nada de esto sucedió, solamente me quedé mirándolo fijamente al rostro, y aunque parezca increíble sin temor a lo que pudiera pasar, mientras el maleante me apuntaba con su pistola pidiéndome mi celular. Es evidente que al no reaccionar como pensaba el agresor que lo haría, este se inquietó haciendo, para suerte mía, que se le trabara por lo que para amedrentarme me propinara dos golpes en la cabeza y rostro que dejaron tres pequeñas secuelas que quedarán para siempre como recordatorio de esos tres o cuatro interminables minutos.
Por suerte un vecino vio la escena y salio en mi ayuda haciendo que el sujeto se de a la fuga con mi celular.
¿Por qué reaccioné de esa manera? ¿Porque no tuve miedo en ese momento, a pesar que me apuntaba con su pistola temblorosa a pocos centímetros de mi cara? No lo se, solo se que espero no pasar nunca más por una situación similar ni que ninguno de los que lean estas líneas pasen por esta amarga experiencia.

1 comentario:

  1. Hola Alejandro siento mucho que hayas pasado por esa situación tan peligrosa y desagradable, por suerte y gracias a Dios no te ocurrió nada, y eso es lo más importante.
    Con respecto a esto que cuentas a mi lamentablemente me sucedió una vez cuando tenia 23 años en Montevideo, de noche cuando iba con una amiga a una discoteca a bailar, en la calle unas cuadras antes de la disco nos pararon 4 chicas jovenes y alguna diría que hasta menor de edad, y nunca sospechamos nada raro, recuerdo que yo en aquellos entonces estaba cursando psicología en la facultad, y lo menos que sospechamos es que nos fueran a querer asaltar, nos rodearon y dijeron denos todo el dinero que llevan y dame tu campera de cuero (que llevaba una muy linda con flecos y de color marron claro, estilo vaquera), mi amiga se asustó cantidad que era más grande que yo, y yo ni me inmuté, recuerdo que estaba muy tranquila y ni me lo creia que me estaba sucediendo eso, de hecho con voz muy serena les dije "hey chicas por qué hacen esto?" como queriendo que reflexionen de lo mal de su actuar jaja, me quedaron mirando como que no entendian y volvieron a insistir que querian mi campera (chaqueta) de cuero y les dije que "No", y mi amiga se puso más nerviosa porque llevaban revolver en mano y navaja, y yo estaba bien, ni susto tenia, y mi amiga mas nerviosa que nunca me dijo por favor dales tu campera que te compro otra jaja ( cosa que no ) jaja pero que no viene al caso, simplemente es que supongo que nunca crei que me fueran a hacer nada, porque nunca me habia sucedido nada, gracias a Dios, supongo que inconsciencia pura de mi parte jaja, la cuestion que cedí y al final les di mi campera y se llevaron el dinero que teníamos ,y no fuimos a bailar, sino a la comiseria a hacer la denuncia, un sabado muy raro y feo luego de que tomas consciencia del asunto.
    El tema es que nosotras contamos lo que nos pasó y al poco tiempo las detuvieron porque robaron a mas gente en la misma zona, pero mi campera nunca la recobre, y luego de lo ocurrido me puse a aprender Karate en un gimnasio y tenia miedo en la calle si alguien se me acercaba más de la cuenta, sea mujer, niño o embarazada,hombre, quien sea, el año posterior a ese hecho recuerdo que andaba super alerta de todo, supongo que fue una situacion muy traumatica, y que te hace sentir muy vulnerable de cualquier loco o ladron o asesino que pueda andar suelto.
    Por lo que mejor es ir pensando en positivo, ya que los pensamientos negativos pueden atraer cosas que no nos gusten, y por supuesto siempre andar con los ojos bien abiertos y todos los sentidos alerta, que persona prevenida vale por dos o tres jeje.

    Un abrazo de luz y cuidate mucho amigo !

    ResponderEliminar