Cuentos en el blog

sábado, 16 de octubre de 2010

¿Es que acaso necesitamos de una desgracia para que trabajemos como se debe?

Por primera vez en mucho tiempo una “verdadera noticia” ocupó la primera plana de la mayoría de los periódicos americanos y del mundo, desplazando a las sanguinolentas, deprimentes y decadentes que ocupan la primera plana y a las que se nos tiene acostumbrados.
Sin duda lo que acaparó la atención de millones de personas esta semana fue el rescate de los mineros chilenos de las entrañas de la tierra.
Sirenas, petardos y hasta fuegos artificiales, en varios países, sonaron cuando la Fenix surgió de las entrañas de la tierra por ultima vez.
¿Quien dice que una buena noticia no vende?
Esta vez el ingenio del hombre y en especial la extremada sincronización llevaron a buen puerto la tarea. Se debía llegar al objetivo y para ello primó la capacidad de cada individuo, dejándose de lado diferencias y jerarquías.
Del mismo modo que Alemania y Japón demostraron que se puede resurgir de las cenizas de la guerra, los chilenos demostraron que sí es posible rescatar a un grupo de personas, a casi setecientos metros de profundidad, solamente con una buena coordinación y optimo aprovechamiento de los recursos disponibles, tanto humanos como técnicos.
Que distinto sería el mundo si tanto los gobernantes como sus gobernados, dejando de lado etnocentrismos, racismos, politiqueria, aplicaran todos sus recursos disponibles para desanudar los nudos que impiden su crecimiento como naciones y como seres humanos.
En el rescate chileno, todos lo pudimos ver, no importó si el que diseñó la capsula Fénix fue un “milico”, o de que partido político, o de cual club de fútbol era tal o cual rescatitista, solo importó que esa persona era la más apta para lograr con éxito el objetivo. Cada individuo hizo su parte dando todo de sí.
Es por ello que creo que esta caótica situación en la que estamos inmersos, en donde priman las anteojeras de fronteras, egoísmos, envidias, odios, alguna vez ha de cambiar. Si Alemania, Japón y Chile pudieron alcanzar sus objetivos fijados TODOS PODEMOS. Sólo espero que no sea necesaria una terrible desgracia, como la ocurrida en estos países, para que tomemos conciencia y nos pongamos a trabajar como corresponde.

5 comentarios:

  1. Deberían de tomar conciencia de todo ello, para que no vuelvan a ocurrir estas desgracias, lo primero la seguridad de los humanos.

    Un gran ejemplo de concienciación con este post.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. El tema es que hay que trabajar organizadamente para salir del poso en que nos encontramos. Si cada cada persona diera todo de sí para que el país donde vive salga adelante, trabajando codo a codo con el vecino, sin importar que este sea boliviano, chino o ingles,solamente teniendo en cuenta en lo que ese vecino pueda ayudar dado su capacidad técnica, estaríamos en un mundo mucho mejor.
    Un ciberabrazo de luz

    ResponderEliminar
  3. Buen texto el que has elaborado. Aprovecho para incidir en que las condiciones laborales de los mineros nunca han sido óptimas. El logro no es rescatarlos sino sería evitar estos accidentes que, por otra parte pueden ser inherentes al trabajo que se desempeña pero que, por otra parte, estoy segura de que con una buena e inteligente inversión en mejoras, podría evitarse.
    Lo que pudo haber sido una desgracia, no lo fue pero pudo haber sido. El despliegue de medios de rescate, eficiente, pero insisto en que las condiciones de trabajo de esta gente debería tenerse en cuenta en despachos con cómodos sofás de piel donde no hay que picar o cavar nada.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Muy cierto Marisa. Todo ese despliegue no hubiese sido necesario si se hubiese trabajado con las normas adecuadas en cuanto a la seguridad.
    Sin embargo mi post trata de señalar que se puede trabajar bien, que solo trabajando organizados e incluyendo a todos es la única manera de llegar al objetivo. El trabajar en forma "chapusera", que es como se actúa en la mayoría de los casos, solo lleva a la mediocridad y al fracaso.

    ResponderEliminar
  5. No tienes nada nuevo pero te dejo mis saludos, y agradecida de tu bonito comentario dejado en mi blog, Alejandro, no sé como no te tenía enlazado en mi lista de blogs, acabo de comprobarlo y por ello mismo te he dejado enlazado.

    Un beso.

    ResponderEliminar