Cuentos en el blog

miércoles, 29 de marzo de 2017

Lo bueno también hay que decirlo

En el mundo de la inmediatez y la cultura chatarra, donde la destrucción de patrimonios arquitectónicos para la irreverente construcción de centros comerciales o estacionamientos pagos es cosa de todos los días, una noticia como la que tuve anteayer me sorprendió gratamente.
Es probable que los lectores de estas líneas recuerden un posteo, primero en este blog, después en facebook y por último, el año pasado, gracias a la buena predisposición de la periodista Milia Gayoso, en el diario La Nación, donde precisamente hablaba en general, sobre la indiferencia que muchos tienen sobre los patrimonios arquitectónicos y la manera como alegremente sus propietarios los derrumban, o dejan que la inclemencia del tiempo lo haga, para luego sacar provecho del terreno, y en particular, sobre la vivienda del general Resquín en Concepción.
Es cierto que desde el primer momento este posteo tuvo muchos comentarios y lamentos incluso de parte de autoridades que decían que “nada se puede hacer porque el inmueble en cuestión es propiedad privada”.
En noviembre del año pasado, durante una reunión de la Multisectorial del libro, aprovechamos para comentarle el caso al actual Ministro de Cultura, Fernando Griffith y posteriormente le acercamos una carpeta con las fotos del estado del inmueble en ese momento.
El pasado domingo volví a subir una foto actualizada del antiguo edificio haciendo notar como hasta pequeños arboles ya se estaban apoderando de sus columnas. Como era de esperar los “me gusta”, y demás símbolos, seguidos de comentarios no se hicieron esperar. Lo que no me esperaba y me llenó de alegría es un posteo del mismo Ministro diciendo que el problema estaba en vía de solución, que en mayo comenzarán los trabajos de restauración y que la próxima semana el mismo iría a interiorizarse en el lugar del verdadero estado de este patrimonio histórico.

Noticias como ésta normalmente no son noticias de periódicos, los que se ocupan de otras cosas, sin embargo creo que es un gran paso hacia la revalorización de nuestro patrimonio histórico-cultural lo que nos permitirá comprender un poco más nuestra actual situación y tener cimientos más fuertes para proyectarnos al futuro que queremos. Estoy seguro que el Paraguay y el general Resquín agradecen esta acción de la SNC y de todos aquellos que posibilitaron que este sueño de muchos se haga realidad

2 comentarios:

  1. Los concepcioneros, hemos recibido con mucho beneplácito la noticia. Ojalá sea el inicio de más restauraciones de varios edificios que son patrimonio histórico de nuestra comunidad. Ahora, queda el Teatro Municipal, pero hacemos votos porque pronto sea también una realidad.

    ResponderEliminar
  2. Usted lo dijo, este es el comienzo. Que esto continúe depende de la insistencia de cada uno de los que nos preocupamos por el respeto a nuestro pasado y lo que este representa para él futuro.

    ResponderEliminar