Cuentos en el blog

viernes, 2 de septiembre de 2011

El amor


Dando la vuelta por la blogsfera me he dado cuenta que en estas ultimas dos semanas se ha presentado como tema recurrente “el amor”. Desde poesías hasta análisis sobre el tema pasando por algunos cuentos todos girando en torno al tema. ¿Será que una epidemia amorosa ha invadido el ciberespacio?
Y no es para menos, este tema mueve al mundo y a los seres que en el habitan. ¿Quién no ha estado enamorado o al menos creyó que lo estaba? ¿Quién no se vio reflejado en aquellos grandes ojos de esa persona “especial”?… ¿de esa musa?
Todos hablan del amor… ese sentimiento que alborota nuestro ser, esa chispa de luz que hay quienes dicen puede verse en los ojos de la persona amada y hace que nuestra alma vuele libre.
Todos hablamos del amor pero… ¿Sabemos que es en realidad? ¿Podemos reconocerlo cuando lo tenemos frente nuestro?...cuando se apodera de nuestro ser ¿Existe o es una simple excusa, una treta, un medio y no un fin? Y cuando digo “fin” me refiero al amor como sentimiento y no al físico.
Cualquiera puede darse cuenta de la importancia que esta simple palabra tiene cuando uno ve en el diccionario la cantidad de significados que tiene. Desde los significados platónicos, que exaltan los sentimientos más sublimes y etéreos, a los froidianos, donde lo reduce a un simple “magnetismo” para procrear, el amor ocupa un lugar preponderante en nuestras vidas y sociedades.
Particularmente creo que el amor es mucho más que aquel significado tan difundido en el cual lo limita a una verdadera cacería de géneros y que se limita, finalmente, a un simple intercambio de fluidos y carga genética.
Como dice la canción del cantautor brasileño Roberto Carlos, cada vez quedan menos “amantes a la antigua” aquellos que regalaban flores y se tomaban su tiempo para enamorar y valorar a su amada/o. Hoy, en la época de la inmediatez, de la “comida rápida”, ya no hace falta “arrastrar el ala”, escribir poemas, inventar canciones, sólo basta una fiesta, dos copas y…a la cama.
Es posible que los conceptos froidianos se hayan impuesto y a nadie le importe un bledo aquello de la “unión eterna de las almas”. Después de todo, nadie vio un alma ni se sabe si existen y lo eterno… es mucho tiempo y a la mayoría con un ratito le basta. Es que al parecer son más los que creen que es más “divertido” y “gustoso” salir a cazar sin que importe que pase “el día después” con aquella presa conquistada y que ha sido arrojada al olvido transformada en otro despiadado cazador que irá por la vida “envenenando” a sus propias victimas al mejor estilo de los vampiros o vampiresas, o que dolida camine errante por la vida mendigando amor… y solo conseguir ser una nueva presa, una eterna victima encerrada en su inmediatez.
Sin embargo creo que todavía somos muchos que creemos en ese sentimiento sublime que está más allá de una simple cacería, de las barreras ideológicas, de razas o religiones. Ese sentimiento que nos dice “no hagas lo que no quieras que te hagan” porque a nadie le gusta auto flagelarse, esa sensación que une más que corazones y guía a las almas fusionadas hacia la luz primigenia.
Se que puede parecer imposible encontrar nuestra alma gemela, aquella “pieza perdida del rompecabezas de la vida”. Pero, sin que esto importe, debemos seguir buscando esa pieza aunque sepamos que hoy es nuestro último día de esta vida. Estoy seguro que la recompensa valdrá la pena.
Y finalizando estos divagues, para aquellos amantes a la antigua, les dejo este fragmento de poesía del brasileño Mario Quintana, titulado “Nunca digas te amo si no te interesa”.

Nunca hable de sentimientos si estos no existen.
Nunca toque una vida si solo pretende romper un corazón
Nunca mire a los ojos de alguien si no quiere verlos derramar lágrimas por su causa.
La cosa más cruel que alguien puede hacer es permitir que alguien se apasione por uno cuando uno no pretende hacer lo mismo.”

Después de todo ¿para qué perder tiempo y energía en alguien que no nos interesa mientras nuestra “pieza perdida” sigue extraviada?
Safe Creative #1202260044766

3 comentarios:

  1. Hola ALEJANDRO
    Estoy de acuerdo contigo, el amor es un tema recurrente en el ciberespacio justamente por ser uno de los que mayor demanda tienen, sea por que se sufre algún desengaño, surge una nueva ilusión o se quieren encontrar nuevos recursos para mantener viva la llama del amor.
    En esta era del "fast food", del Ipod,etc. donde todo se logra de manera rápida con sólo apretar un botón, no queda tiempo para dedicarlo a la conquista, los logros tienen que ser "ya", y a la misma velocidad surgen los matrimonios y los divorcios.
    Sin embargo, si bien las formas y las maneras de acceder al amor han cambiado con el tiempo, en el fondo todos anhelamos aquel sentimiento profundo, indescriptible que nos une con el ser amado, quiera que seamos conscientes de ello o no, eso es lo que queremos, aunque muchas veces accedamos a él confundidos por la vorágine de la vida.
    Por cierto, muy bello el fragmento de Mario Quintana.
    Un abrazo y gracias por la visita.

    ResponderEliminar
  2. Alejandro me ha gustado mucho esta entrada, el enfoque que le das al tema del amor, un sentimiento que hace mover montañas y como bien dices, alborota nuestro ser.

    Un beso.

    PD.- Me encanta la imagen del encabezamiento de tu blog.

    ResponderEliminar
  3. Carmen Rosa y Maria, estoy deacuerdo con ustedes. Solamente traté de dar un enfoque distinto al de todos los blog que lei en esa semana.
    Maria: La imagen del blog es un colage hecho sobre una foto del Nilo que saque cuando estuve por mi amado Egipto y el escarabajo, que simboliza protección, es del tesoro de Tutankhamon, creo que lo llevaba entre sus vendajes. La frace es la de mi profe de historia y que suelo utilizar como mí bandera.
    Un ciberabrazo de luz para las dos.

    ResponderEliminar