Cuentos en el blog

miércoles, 26 de agosto de 2009

La careta

Se dice que una persona cambia todas sus células cada siete años lo que podría llevar a algunos a la conclusión que “Juan” ya no es “Juan” después de ese periodo de tiempo, explicando porque esa persona ha actuado de manera tan distinta a como lo venía haciendo.
Esta conclusión, para mí, está muy alejada de la realidad.
Puede que el cuerpo cambie, se renueve, pero la persona sigue siendo la misma ya que su esencia se mantiene inmutable. Esto nos lleva a preguntar: ¿Por qué entonces “esa persona” actúa como si fuera “otra” en un momento determinado?
Si volvemos al ejemplo del mar y el kayak vemos que tampoco este, a pesar de seguir con la misma tenacidad, hace siempre idénticas maniobras para sortear una ola determinada. El kayak no cambia, el escenario sí.
Las circunstancias hacen que la persona tome una u otra actitud, a veces a la defensiva, otras desafiante, y en muchas otras ocasiones mimetizándose para pasar desapercibido, homogeneizándose en el grupo en el que le ha tocado vivir en ese momento. Ese “mimetismo” es el que nos lleva a creer que una persona es de una manera cuando en realidad es de otra bien distinta.
Muchos animales, como el camaleón, utilizan el arte del camuflaje como defensa o para asechar a su presa.
El hombre, no es ajeno a este arte y, como los animales, utiliza sus distintas “caretas”, muchas veces más de una a la vez, para defenderse, para asechar, e inclusive para embaucar.
Por eso, cuando tengamos una desilusión con alguna persona determinada, a la que creíamos conocer, no es que ella ha cambiado sino que se ha quitado la careta.

3 comentarios:

  1. Yo sé de esto, jejejeje...
    No precisamente por tener muchas caretas (solo dos tengo, jejeje) sino por que he conocido a muchas personas que me han ilusionado pero más temprano que tarde mi olfato detector de falsos me avisa del peligro, jejeje...
    Casi nunca falla. Pero igual duele.

    ResponderEliminar
  2. Interesante articulo Alejandro
    ,aunque yo creo que las personas siempre se están camuflando, mimetizando con el ambiente, con las circunstancias que le rodean y las que tambien crea...
    Yo creo que cada dia que pasa nos vamos conociendo, y a veces afloran cosas nuevas que ni sabiamos que teniamos, que no eramos conscientes de ellas, sin embargo alli estaban, y salen a la luz en determinados momentos sorprendiendo a los demás y a nosotros mismos.
    Por eso no creo que nadie en el fondo no sea el o ella mismo/a, sino que son como capas de una cebolla, que segun que circunstancias se ve una capa o cara, u otra ...
    No se es mi humilde opinión...
    Un abrazo de luz !

    ResponderEliminar