Cuentos en el blog

viernes, 28 de agosto de 2009

Cuidado con lo que decís


Cuando se habla de armas de destrucción masiva pensamos en cohetes con cargas químicas, bombas atómicas, sofisticados aviones, submarinos, y tantos otros artefactos inventados por personas que, estoy seguro si hubieran sabido en que terminaron sus estudios hubieran quemado todo y se hubieran ido a pescar.
Sin embargo, pensando cual es la peor de todas las armas llegué a la conclusión que esta es “la palabra”.
Una simple palabra dicha con la entonación apropiada en el momento indicado puede destruir más que una bomba atómica.
Cuantas relaciones, tratos comerciales, internacionales, o amistades, han terminado por culpa de una palabra dicha, tal vez al descuido.
Hay un viejo dicho que reza: “Antes de poner la lengua en movimiento ponga su cerebro en funcionamiento”.
Una vez que la palabra fue articulada no hay vuelta atrás, aunque con el tiempo nos retractemos, la cicatriz quedará marcada a fuego en el corazón de la persona herida.
¿Que esta reflexión proviene de un pensamiento rencoroso?
Esto no tiene que ver con el rencor. Es como cuando un vaso se rompe al caerse al suelo, podemos pegarlo con algún pegamento para vidrio pero aunque vuelva a servir para contener líquidos podrán verse sin dificultad las cicatrices de la caída.
Lo mismo ocurre con lo que uno dice, podemos “pegar” disculpándonos pero nunca la relación volverá a ser la de antes.
Por eso si deseamos la paz mundial, como dicen las mises en los certámenes de belleza, empecemos por cuidar lo que decimos y, si es necesario, mordámonos la lengua para no arrepentirnos luego.

3 comentarios:

  1. Uy!!! Me recordaste una cicatriz!!
    Es cierto, la relación ya no es la misma por más arrepentimiento y voluntad que haya. Debemos cuidar mucho las palabras que utilizamos y tratar de transmitir mensajes positivos. El mundo ya lo hemos hecho tan negativo como para hablar de ello.

    ResponderEliminar
  2. Es cierto Alejandro, hay que andar con cuidado con lo que se dice, porque sin querer se puede herir u ofender, y hasta perder mucho ...

    Tambien creo que se pueden decir cosas bonitas y sentimientos maravillosos que cuando se dicen en el momento adecuado y a la persona que espera recibirlos y los oye es lo mejor del mundo, y no se puede describir lo que pasa, porque son sensaciones unicas que se guardarán por siempre en el alma.
    En fin, pero bien, es bueno tambien pensar que al romper el silencio lo que diga vaya a ser de valor y sea algo bueno, porque sino el silencio es de mas valor.

    Un abrazo grande de luz mi estimado escritor !

    ResponderEliminar