Cuentos en el blog

domingo, 16 de agosto de 2009

Cosa de duendes traviesos




Les ha pasado alguna vez que buscando algo que necesitábamos con urgencia, por más empeño que ponemos en la tarea, no lo hallamos. También estoy seguro que, tiempo después, cuando ya habíamos perdido las esperanzas de hallar aquel objeto, este, aparece como por arte de magia enfrente de nuestras narices.
Cuando esto me pasaba de pequeño pensaba que eran los duendes que jugaban con nuestra paciencia escondiendo aquello que tanto buscábamos, para finalmente burlarse de nosotros y ponerlo en un lugar bien visible por el que creímos pasar miles de veces.
Parece que con la felicidad ocurre algo similar.
Una vez leí una frase cuyo autor desconozco que decía: “La felicidad no se busca, solo se encuentra”
Cuantas veces hemos buscado y rebuscado a la felicidad en tantos lugares, tantas situaciones, tantas relaciones y solo encontramos desesperanza, desengaño, sin mencionar, tal vez, un corazón destrozado; y otras veces caminando simplemente por una playa, una mañana soleada, la felicidad se nos presenta ante nuestras narices.
¿Será que al empecinarnos en buscar algo tercamente solo conseguimos esconderlo más o alejarlo de nosotros?
¿Acaso los traviesos duendes se divierten al vernos tan ansiosos y empecinados en la búsqueda de lo perdido para después, cuando creíamos que todo estaba perdido, apiadarse de nosotros y ponerlo delante nuestro?
No creo que sea bueno cruzarnos de brazos esperando que los gansos fritos nos caigan en nuestra boca, pero también creo que todo tiene un tiempo y un porque.
Puede que nos empecinemos en la búsqueda de la felicidad “que queremos” cuando este no sea el momento ni el lugar donde se presentará brillando frente a nuestros ojos, quizás como recompensa a nuestra tenacidad.
Todo tiene su tiempo. Así que cuando busquemos algo y no lo encontramos, no desesperemos, tal vez, los duendes pronto lo devuelvan.

4 comentarios:

  1. No creo en los duendes, jejeje...
    Pienso que las cosas suceden cuando nos merecemos que pasen. La felicidad no es algo que debamos buscar afanosamente ni esperar pasivamente, tenemos que ganarla. Cómo? Ni idea, jejeje...
    Muy bueno!!!
    Felicidades!!!

    ResponderEliminar
  2. bueniiiisimo ale.... YO CREO QUE LOS GNOMOS NOS ESCONDEN ALS COSAS... siempre lo dije...
    es mas tengo un monologo escrito...
    un dia de estos lo subo!
    pero me encanto lo q escribiste
    pienso igual

    ResponderEliminar
  3. los duendes no existen pero que los hay lo ahy je je

    ResponderEliminar
  4. Así es Telma.
    Gracias por dejar tu huella en esta cibercasa

    ResponderEliminar